Cláusula suelo en las Hipotecas

Publicado por Susan Urban el 29 de junio del 2013 en Hipotecas
  • Comparte este Articulo   

Cuando vamos a firmar un préstamo hipotecario es importante conocer la letra pequeña, pues en ella se encuentran ciertas cláusulas que nos conviene conocer. Por ejemplo, la cláusula suelo, que es aquella que establece el tipo de interés que se liquidará en cada cuota que paguemos. Hay muchas personas que han firmado su hipoteca con el banco sin saber exactamente que una cláusula suelo, lo que ha provocado en ciertas operaciones que esa cláusula fuera abusiva.

Cuando firmamos un préstamo hipotecario firmamos también una serie de condiciones que estarán presentes durante toda la vida de nuestro préstamo, por lo que es necesario sabe cuáles son cada una de ellas para evitarnos desagradables sorpresas más adelante. Con la cláusula suelo se nos indica cual es el porcentaje mínimo de interés que se nos aplicará en las cuotas.

Esta cláusula también es conocida como interés mínimo o límite de variabilidad entre un porcentaje u otro. La mayoría de las hipotecas que son contratadas en España se realizan bajo el índice de referencia Euribor, al que le es añadido un diferencial. Si firmamos un contrato con una cláusula suelo muy alta puede conseguir que el Euribor sea inferior a este interés mínimo y que al tener este mínimo pactado no puedan aplicar el porcentaje del índice. En los contratos hipotecarios también existe una cláusula denominada cláusula techo, que limita el porcentaje máximo que podrán aplicar a la liquidación de nuestro préstamo. Es conveniente revisar también esta cláusula, porque si este porcentaje es demasiado alto no nos servirá de protección, puesto que el Euribor puede ser que no llegue a esos porcentajes.

Tanto la cláusula suelo como la cláusula techo son cláusulas legales que se incluyen en contrato que va a firmar el cliente, pero éstas han de estar pactadas previamente, ya que hay sentencias que pueden anular las mismas cuando no ha habido de antemano un acuerdo para establecerlas o bien presenten las circunstancias que hemos descrito anteriormente, como es un suelo o techo demasiado alto, por lo que al final el único beneficiado es el banco, ya que no consta como una protección frente al cliente en cuanto a las variaciones del índice de referencia.

Antes de disponerte a firmar un contrato hipotecario es importante que conozcas todos los detalles del mismo, pues de no conocer la cláusula suelo, bien sea por desconocimiento o bien sea porque figure en el contrato con otra denominación, puede que lo que consigas es incrementar las cantidades pagadas para amortizar tu préstamo, dado a los porcentajes tan altos que puedes llegar a pagar con estas cláusulas.

Articulos Relacionados
Deja tu comentario