Recortando los pies del desarrollo

Publicado por Susan Urban el 24 de julio del 2013 en Economía
  • Comparte este Articulo   

No es novedad que el gobierno nacional de Rajoy ha encontrado un particular placer en la aplicación de la tijera presupuestaria a diestra y siniestra, haciendo exacta y casi literalmente lo opuesto a lo prometido durante la campaña electoral. Aunque el ciudadano de a pie probablemente comulgará con algunos, como cerrar pseudoembajadas en el extranjero que se llevaran tantos presupuesto en representación innecesaria, otros, los más, fueron menos populares, entre estos se encuentran, por ejemplo, recortes al bono navideño, supresión a la deducción por vivienda, una brutal reducción a las prestaciones por paro al igual que frente a las cotizaciones sociales, la subida del IVA hasta llevarlo al 21%, recortes en educación, salud, y un etcétera de la longitud de la muralla china.

desarrollo

Pero para los que pensaban que la tijera había hecho su trabajo y estaba presta a dormirse una merecida siesta, lamentamos informarles que no es así. El filo entre los dedos de Mariano tiene un nuevo objetivo, y éste es cercenar el apoyo al sector conocido como I + D + i (Investigación, desarrollo e innovación).

No hace tanto que el presidente destacó la importancia de los proyectos tecnológicos nacidos de la innovación española, pues es claro que puede ser ésta una de las salidas más promisorias a mediano o largo plazo, y sobre todo el área de I + D + i se considera en todo el mundo el sector que, cuando levanta un país, lo lleva a crecimiento sostenido, pues implica un refuerzo a nivel industrial y tecnológico, es como alimentar un niño para que crezca fuerte.

Pero las brisas primaverales de mayo de 2013 le despeinaron estas nociones al Ministerio de Industria, Energía y Turismo español, desde donde se anunció una supresión de hasta un 13% en lo que compete a préstamos destinados a proyectos tecnológicos, sumado a un recorte presupuestario para el área de I + D + i en general, presupuesto que ha descendido un 25% respecto a 2012.

La ola de tijeretazos crece y no deja de crecer (acaso es lo único que crece en este país, junto con el desempleo y el malestar social generalizado), pero una cosa es recortar los beneficios, los bonos, los lujos (aunque la Iglesia Católica sigue sin pagar el IBI y recibe numerosas exenciones a pesar de ser éste un estado laico) y otra muy distinta es cercenar las posibilidades de crecimiento.

¿Adónde va el país? Pues sin piernas, no va a ningún lado.

Articulos Relacionados
Deja tu comentario